supernovas

Supernovas: Conoce cuales son los 2 tipos de supernovas

Las supernovas son una explosión estelar que puede manifestarse de forma muy notable en el espacio y regalarnos espectaculares imagenes.

 

Para entender los nombres, ciertamente poco inspiradores, de las supernovas ya conocidas, tenemos que volver a la forma de estudiar y clasificar los diferentes tipos de supernovas. Cabe mencionar que el brillo de las curvas de luz de las supernovas cambia con el tiempo, pero aún más valioso es el espectro de una supernova, que nos da la huella química de la explosión.

 

Clasificación de las supernovas 

supernovas estelaresDurante los estudios modernos de las supernovas, los astrónomos comenzaron a clasificar estos eventos en función de si mostraban o no signos de hidrógeno brillante en sus espectros. Las supernovas sin hidrógeno se denominaron supernovas de tipo I, mientras que las supernovas que tenían hidrógeno se denominaron de tipo II.

 

En su momento pareció una buena idea, pero los astrónomos pronto aprendieron que las estrellas masivas moribundas podían producir todo tipo de espectros de supernova diferentes. Algunas estrellas tenían mucho hidrógeno en sus capas externas, lo que las convertía en Tipo II, mientras que otras carecían de hidrógeno y se clasificaban como Tipo I a pesar de que las explosiones eran increíblemente similares. 

 

Las supernovas producidas por el colapso de los núcleos de las estrellas masivas moribundas ofrecen un rico cóctel de espectros diferentes, por lo que hoy en día el esquema de clasificación de las supernovas es un miasma de números y letras y subletras, todo ello combinado para intentar explicar lo que vemos cuando una estrella muere.

 

Así, una supernova de tipo Ia es única incluso entre la amplia gama de clases de supernovas. En lugar de proceder de la muerte del núcleo de una estrella masiva, una supernova de tipo Ia procede de la explosión de una estrella diminuta conocida como enana blanca.

 

Las enanas blancas pueden ser responsables de las supernovas

supernova tipo 2Las enanas blancas se forman a partir de estrellas como nuestro Sol. Nuestro Sol no es lo suficientemente masivo como para morir en una explosión de supernova porque nunca se calienta lo suficiente en su núcleo como para fusionar carbono, oxígeno y los elementos cada vez más pesados que acaban dejando las estrellas masivas con esos fatales núcleos de hierro. 

 

En su lugar, una estrella como nuestro Sol se expandirá y enfriará lentamente, antes de expulsar gradualmente sus capas exteriores y dejar atrás un pequeño bulto caliente de carbono y oxígeno densamente empaquetado, del tamaño de un pequeño planeta.

 

Si una de estas enanas blancas tiene una compañera binaria -tal vez otra enana blanca, o tal vez una estrella como nuestro Sol después de haberse enfriado y aumentado de tamaño hasta convertirse en una gigante roja- podría empezar a atraer masa de esa compañera hacia su propia superficie gracias a la gravedad. Este proceso puede a veces provocar la fusión del carbono en la superficie de la enana blanca. 

 

Esto es como encender la mecha de una bomba, iniciando una reacción de fusión nuclear fuera de control que finalmente hace estallar la estrella en una explosión termonuclear, expulsando energía y materia en una enorme onda de choque. Al igual que una estrella masiva moribunda, el resultado es esa brillante onda de choque; la diferencia es que una enana blanca que explota no deja una estrella de neutrones o un agujero negro a su paso, sino que no deja nada.

 

Lo que piensan los astrónomos sobre el Tipo Ia

supernova telescopioPensemos detenidamente en el brillo de las supernovas durante un minuto. Estas muertes estelares son tan brillantes que pueden eclipsar la luz de todo lo demás en su galaxia, combinada. Los astrónomos de los siglos XI y XVI fueron muy claros en sus dramáticas descripciones de estas extrañas estrellas nuevas de aparición repentina: brillaban tanto como la luna creciente, iluminaban el cielo nocturno e incluso podían verse en el cielo diurno.

 

Sin embargo, hay muchas cosas que los astrónomos aún no saben sobre las supernovas de tipo Ia. Estamos bastante seguros de que proceden de enanas blancas, pero no estamos seguros de qué tipo de compañeras binarias necesitan esas enanas blancas para empezar a tomar masa prestada para morir como supernovas explosivas.

 

Tampoco estamos seguros de cómo se enciende la mecha de estas pequeñas bombas estelares, ni de cómo esta mecha enciende una reacción nuclear desbocada que puede llegar a detonar una estrella entera. Sin embargo, los astrónomos creen hoy en día que las supernovas de tipo Ia tienen curvas de luz muy predecibles, alcanzando un pico de luminosidad estrechamente ligado a la rapidez con la que se iluminan y luego se atenúan.

 

Por ello, se considera que las supernovas de tipo Ia son velas estándar

Al tratarse de eventos tan brillantes, las supernovas de tipo Ia pueden detectarse en galaxias lejanas y utilizarse para medir la distancia de esas galaxias con una precisión increíble, sirviendo como una valiosa herramienta para medir la expansión del universo.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)